mental
Conócete a ti Misma

La Peor de las Esclavitudes es la Mental.

Existe algo que nos entierra lentamente todos los días sin darnos cuenta, haciéndonos esclavas mental; y es el hecho de vivir día tras día sumergidas en una constante rutina y sobre todo cuando esta rutina se ha traducido en cosas que no te gustan, como por ejemplo un trabajo que no inyecta en ti pasión, una relación en la cual no sabes ni porqué estás en ella.

La maldita rutina, que no digo que sea algo desatinado; pero es una tortura cuando nada de ella te hace vibrar, cuando nada de lo que haces te hace sentir que estás viva.

esclavitud mental

Si todos los días haces lo que amas y estás donde sientes amor y pasión ni un solo día sentirás que estás repitiendo el día anterior, así hagas lo mismo todos los días. Habrán matices. La palabra estabilidad no se encontrará en tu vocabulario porque sabes que la misma es un pasaje directo a la muerte.

No hay nada más escalofriante que vivir todos los días de tu vida movida por lo que “tienes” que hacer pero no por lo que quieres hacer, te privas de tu libertad, que por derecho te corresponde.

La esclavitud nunca fue abolida, ahora solo es más moderna y la peor de todas es la mental.

Nos enseñan a ser robots, a pertenecer a un grupo o manada, donde siguen o persiguen lo mismo sin detenerse a cuestionar y, el jefe de grupo se llama estado o gobierno, el hilo nos lleva hasta ahí.

Aprendemos a endeudarnos hasta los huesos para mantener una vida que no podemos a costa de un prestigio que ni sabemos si queremos. Nos preparamos con un sin números de títulos para tener “mejores sueldos” pero no para emprender.  Nos enseñan que el amor es una cosa parecida a una pelota, unos lo tienen de momento y otros no. Es tuya o mía pero nunca de los dos. Tengo que estar en pareja y asumir decisiones que nadie me pregunta si quería como la “fidelidad” o sentir culpa si estando en una relación me gusta alguien más.

Barbara Mori

Maldita esclavitud, nadie vive en total libertad,  pero la peor de las esclavitudes es la mental. Esa que escoges porque te da la gana, por no querer enfrentarte a creencias pendejas  que ni siquiera sabes porque lo crees así. Esa es la peor de todas porque no te permite ver más allá de tus narices, no te permite ver incluso con tus propios ojos sino con los de otros.

Pero tú siempre decides, si ir en contra de ti o en contra de los demás. Si te eliges tú o eliges lo de fuera. Ya no puedes negar el hecho de ser esclava del sistema, pero sí de tú propia mente. De tus propias verdades, de lo que mantienes al margen o dejas pasar. Eliges vivir o morir en la rutina; o eliges lo que amas. Solo tú, aunque eso implique ir en contra de todo y todos.

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. […] se te presente o desees darte un gusto. Como por ejemplo yo con LOS POSTRES. No me puedo resistir. NO SENTIRTE CULPABLE ni dañas todo lo que has […]

Deja un comentario