Autoconocimiento

Nada es casual y todo conlleva a tu “Autoconocimiento”.

Aproximadamente un año hice un cambio radical en mi vida que nunca imaginé hacer. Algo interno me movía diciéndome ahora es el momento. Tenia una fuerza imparable, sostenida de lo desconocido, pero con gran seguridad y certeza increíbles. Nadie lo podía creer. Veintisiete años, estable, con todo seguro.

¿Dejarás todo por la incertidumbre?

El dinero se acaba me dijeron, no conoces a nadie allí y si te sucede algo estando sola. Las cosas no son como parecen, no puedes huir de ti aunque te vayas a cualquier lado del mundo. Un sin número de comentarios, la verdad es que aún sigo sin saber que me depara la vida con mi cambio. Pero confío tanto en ella, pues me ha permitido la realización más grande que voy lograr en toda mi existencia, por fin sé quien soy. Al fin puedo aceptarme, en mi enojo y mi rostro cuando se tensa, cuando río impaciente o cuando no me dan ganas de hablar. Puedo integrarlo todo. Doy lo que doy por amor y si no quiero entregar no entrego y esto también por amor, por el amor a mi misma.

wheat-field-1081914_640

Ahora entiendo el llamado tan fuerte que me hacia la vida hace un año, no he hecho cosas extraordinarias exteriormente a lo mejor como muchos pretenderían ver, porque nada esta ocurriendo fuera.

Aprendí que nada es casual y todo conlleva a tu autoconocimiento, es cuestión de permanecer atentos y con sed. Sed de ti, sed de saber, sed de entender, sed de agua para el alma, sed de llenarte de lo que necesitas.

Cuando la vida nos traza el lugar debemos estar abiertos y confiados, emprender. Alzar el vuelo que te acerque a lo que pueda inspirarte, a lo que te permita conocer todo de ti y amarlo. Cuando el universo te dice hazlo, confía. No estás en este camino para apartarte de ti y hacer feliz y plácidos a tu alrededor. De hecho no podrás mantenerlos felices. Tienes que encontrar tu propia verdad, esa verdad que proviene de la experiencia no de vastos conceptos.

girls-1149935_640

Por eso, muévete, cambia, arriesga, participa, juégatela, vive, experimenta, no te niegues a nada. Luego podrías creer que has perdido los años movido por nada. Y si fue así, todavía queda tiempo y es ahora.

Con cariño,

Esme.- 

También puede gustarte...

Deja un comentario