Autoestima

Abre tú Corazón y Harás que Alguien se Libere.

Podemos ayudar a otros con solo abrir nuestro corazón. Es una invitación que te hago al día de hoy. No te imaginas el efecto positivo que causa el expresar de manera abierta lo que nos sucede. Exponer nuestras dudas, angustias o simplemente aquellas situaciones en las que creemos que somos vulnerables. Muchas mujeres al igual que tú pueden estar viviendo lo mismo. Y saber que alguien más en su mundo atraviesa los mismos peldaños de la vida, no solo les aportarías esperanza sino que también les permites la confianza de abrir su propio corazón.

 

corazón abierto

 

Toda sabiduría adquirida debe ser compartida pues sino no sería de sabios. Todo lo que aprendas o experimentes. Da igual si crees que es “irrelevante o superficial”. No pienses que es insignificante pues realmente no es así. Lo que importa poco realmente es que acumules experiencias y conocimientos si no te permites compartirlos. 

 

 

Abrir tu corazón a otras personas permite que estos se muestren, se sientan cómodos como en casa. No tengas temor de abrir tú corazón y, de regalar lo que sabes y lo que no sabes también. Hacer esto ayuda a sanar contigo misma, te liberas y haces que quienes conecten contigo también se liberen.

También podría interesarte: Dejémonos de Idioteces. ¡Seamos más reales!

 

corazón

 

No te imaginas cuantas vidas podemos mejorar, cuanto valor ofrecemos y como puede llenarnos solo el hecho de saber que por nuestras experiencias, nuestra sabiduría o simplemente por nuestros sentimientos podamos lograr que otras personas se sientan mejor, crezcan o simplemente cambiarles el día para bien.

 

 

Comparte con alguien tus placeres, tus aprendizajes, lo bello o los obstáculos de la vida que has podido superar. No importa el medio, si es una conversación, un mensaje, las redes o un blog. No dejes que la gente se pierda de todo lo que podrías entregarles.

*Artículo elaborado para el periódico digital Puro Higueyano.

 

SIGUEME EN INSTAGRAM @lavidaconesme

También puede gustarte...

Deja un comentario