Coaching

Y ahora, ¿Qué hago con mis Vacíos?

Hace días conversaba con una amiga. Es una de estas conversaciones donde se revela luz para todos los integrantes y sobre todo donde podemos expandir nuestra consciencia. Entre tantas cosas hablamos sobre los vacíos que se producen en cada ser humano. Lo tanto que nos aleja de aquello que queremos y de cuanto pueden drenar nuestra energía e impedirnos mejorar nuestras relaciones.

Los Vacíos Emocionales Duelen

Sabemos que los vacíos emocionales duelen y ya en la edad en que nos encontramos QUIZÁS cerca de los treinta o más; debemos tomar la responsabilidad de aquellos vacíos y encargarnos de que sean llenados por nosotras mismas. Los vacíos se producen en nuestra infancia, dada la carencias que nos crearon nuestros padres o familiares. Aquí nadie es culpable. Tus padres han hecho lo mejor que pudieron y han entregado más de los que a ellos les dieron.

Pero para poder llenar nuestros vacíos; antes que nada debemos poder identificar cuáles son. Ahí está la verdadera raíz del asunto. ¿Cómo sé cuáles son mis vacíos? –En esta pregunta nos encontramos mi amiga y yo después de un rato. Debo admitir que no tuve respuesta, no siempre la tengo. Y entonces me quedé pensando en ello un momento.

Luego de haber reconocido que no sabía y que era algo en lo que no había reparado antes, sentí una pequeña sensación en mi alma y me llegó este pensamiento: Los vacíos están en aquello que tanto le exigimos, esperamos y demandamos del otro. Y pues claro, como no lo había pensado antes. Imagínate que somos un tanque y que buscamos insatisfactoriamente que otros nos llenen y simplemente no ocurre porque nadie puede hacerse cargo de ello. Ese trabajo es nuestro. Así que piensa: ¿De qué quieres que llenen tu tanque? Ahí están tus vacíos. ¿De  qué?¿Atención? ¿Amor? ¿Regalos? ¿Aprobación? ¿Reconocimiento?

Pues es momento de reconocerlos, ponles nombres, anótalos si así lo deseas. Y luego es hora de ir trabajando en ellos, llenándote tú de eso que tanto exiges a los demás. Quita responsabilidad de tu pareja, tus amigos o compañeros e incluso de tus padres, pues cada quien tiene y lleva sus propios vacíos y están al igual que tú tratando de llenarlos, solo que esto no ocurre fuera de nosotras sino dentro.

Si te gustó comparte con tus amiguis

También puede gustarte...

Deja un comentario