Autoestima

Vivamos para sentir y sintamos para vivir

Nos dicen que al final del camino lo único que hemos de llevarnos será lo vivido. Que lo permanente en nuestras vidas es aquello que hayamos podido grabar en nuestra memoria, todo lo que hayamos podido estudiar y experimentar. Nadie se queda, nada es estático. Perdemos las cosas, nuestras parejas nos dejan, los hijos se van, el cuerpo se deteriora. El alma se marcha. Es momento de hacerlo. Vivamos para sentir. 

 

 

Esas pequeñas cosas, como una buena charla con tu amiguis frente al mar. Quizá sin preocuparse por lanzarse al agua como tampoco por lo perfecto que pueda verse o no su cabello. 

Por ejemplo

Un te amo cualquier día de la semana y sin ningún motivo. El olor del café saliendo por la greca y su sonido para indicar que está listo. Un libro que por segunda vez decidiste que volverás a leer porque te lleva a unos lugares donde nunca has ido. Pero, ¡vaya! que se siente como estar ahí. 

Unas risas por cualquier tontería. Una mirada que presume complicidad. Pequeñas cosas. Triviales tal vez, pero gustosas, sentidas. Aquellos días que te recuerdan para qué estás aquí. La libertad de escoger. Los colores que pinta el cielo por las tardes. Esas pequeñas cosas que parecen simples sin embargo extraordinarias. 

Tu piel cuando se eriza al recordar lo vivido. Una carta. Un niño jugando sin sentido del tiempo, feliz. Como éramos, felices. En lo simple de esas pequeñas cosas como ver al hombre que amas llegar y moverlo todo dentro de ti, sin tocarte. Eso es vivir. 

No nos olvidemos de hacer nuestro equipaje ligero. Llenarlo de lo simple. De aquellas cosas que no pesan, que no nos consumen. Aunque nos llamen locas, nadie nos puede quitar lo vivido.

Vivamos para sentir. Sintamos para vivir. Miremos la belleza que nos proporcionan esas pequeñas cosas más no poco importantes.

Vive!

Comparte con tu gran amiga que también necesita leer esto.

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. […] Esta Entrada Podría Gustarte: ¡Todo lo que te Llevarás! #Inspiración del Día. […]

Deja un comentario