Ocurrencias

Cuando Pierdas La Fe… Hay algo que te respalda.

No sé donde he dejado mi fe. Sigo un camino trillado, muchos son los días en que me despierto apago la alarma que siempre suena a las 6: 40; aunque cuando abro los ojos el reloj marque las 7:10. Siempre hago todo de prisa, sintiendo que la mañana no me alcanza. Pasadas unas horas ni recuerdo que he desayunado. Voy al trabajo, como todos, intento emprender como algunos –tengo ideas –ninguna resulta; y otras ni llegan a culminarse bien cuando ya las he descartado.

Paso ocho horas de mi tiempo encerrada en una oficina que a veces me parece muy fría, donde solo estoy yo y mi alma gritando: busca tu libertad, pero pasa otro día y vuelvo a lo mismo. No he muerto solo porque las letras me sostienen pero a veces simplemente no puedo.

fe

Estoy tratando de despojarme de todo lo que me defina, porque yo no creo que quepa en un concepto. Ya no soy lo que estudié, ni lo a lo que me he dedicado. Ni siquiera aquello que he experimentado simplemente porque no quepo en algo tan pequeño.

Quiero ser libre y ese es mi objetivo cada vez que puedo; y también mi motivo constante de amargarme la existencia cada vez que no he hecho nada para lograrlo.

Quise ayudar en algún momento a las personas mediante mis escritos y videos, pero ¡ya está! porque ni siquiera sé ayudarme a mi misma. Me licencié alguna vez en algo que no quería e ido de aquí para allá sin saber muy bien, dejaré de intentar salvar al mundo, y trataré de salvarme yo.

Es lo poco que puedo hacer, aunque parezca egoísta.

“He perdido la fe; el universo no tiene que ver con ello, e la que debería tener en mí misma sí. Y si no la conservo no podré atrapar lo que me merezco. ”

Siempre me ha tocado desnudarme, está vez no será la excepción, dejaré de identificarme con muchas cosas que a las bravas quería sostener. Si estoy en mi búsqueda debo ir con pocas cosas ¡Y eso haré! Escribiré desde lo que voy desprendiendo, desde esa desnudez.

no pierdas la fe

¡Espero que lo entiendan!

Gracias por leerme y estar aquí…

También puede gustarte...

Deja un comentario