Autoestima

Ni un Concepto, Ni un Limite…

Hemos invertido mucho tiempo en un juego. El juego de clasificación, de definirnos. Puedes conocer a una persona en este instante y podrías decir de ella tantas cosas. Tantas según tú y tu manera de ver el mundo. Según lo que llevas por dentro. Podrías decir que es risueña, alegre o amorosa. Esa persona también te definiría según es. El problema es que no eres ni un concepto ni un límite. Existe otro que más bien te juzgaría de amargada, mal hablada, rara, pedante, según lo que él mismo podría ser.

Eres más allá de lo que incluso tú puedes decir. No eres ni un concepto ni un límite. No cabrías en tan pocas palabras. 

Estúpido es pensar qué eres y qué no eres, qué tienes o qué no tienes, qué deberías ser o no ser, como si habláramos de entes finitos. Mas dentro nuestro existe un mundillo lleno de universos distintos. Donde la odiosa del café resulta que es la más dulce cuando conversa de cosas sencillas o donde aquel que parecía un tremendo idiota te puede mostrar un camino lleno de inteligencia o creatividad.

Esos universos donde te puedes encontrar con el blanco pero también con el negro y los matices. Y que de sabios es saber aprovecharlo todo, entenderlo todo, respetarlo todo.

Tú querida amiga, no eres un concepto. Mucho menos un límite. Eres todo lo que puedes y quisieras ser. Como también en un momento dejar de serlo. No has venido para casarte con las ideas y sobre todo con aquellas que te han hecho creer sobre tu persona.

Puedes cambiar cada vez que lo necesites y lo quieras ¡qué maravilla!

Un día puedes decidir ya no comerte más eso que tanto te gustaba, dejar de amar las canciones tristes y buscar a propósito puestas de sol. Algo que antes no era supuestamente lo tuyo. De hecho es tu derecho. Poder cambiar cuantas veces te venga en gana.

He dicho!

Si te gustó, comparte tus gustos con tus compis!

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. […] nivel social estamos tan acostumbradas al “deber ser“, a nuestros condicionamientos, a nuestras creencias que, tomamos todo lo que vemos por […]

Deja un comentario