no te espero para ser feliz
Creciendo Juntas

No, no te espero para ser feliz.

Me encanta que te encante. Que me veas como alguien inigualable. Tú me fascinas también. Pero, no te confundas, no te espero para ser feliz. Mi vida continua, y si quieres puedes entrar y nos tomamos un café o lo que quieras juntos. Te doy paso porque así lo deseo. Ahora bien, o entras o sales. No me gustan los terminos medios. Donde no sabemos para donde vamos ni qué perseguimos.

Mientras más claridad mejor amistad, como dicen por ahí.

Yo tengo una vida aunque te asombres de ello. Me entretengo bastante en ella. Hay muchos libros por leer, muchas páginas por escribir, muchos atardeceres de colores rosa y amarillo por ver. Tanto que compartir con las amiguis. Por ejemplo dejar de ignorar cosas o culturizarme en otras. Mi vida no se detiene a esperar a que te decidas. En su defecto, lo siento, tampoco espero tus decisiones cuando las puedo tomar yo. Porque quien te quiere en su vida hará lo posible para que en ella estés y si no, pues bueno, está claro.

feliz

Espero que algún día lo comprendan esto también mis amigas.

Ya no intento ver cosas donde no las hay, lo prefiero así a vivir engañada y detenida por la amarga espera. No te espero para ser feliz, de hecho no espero a nadie ni a nada para serlo. Ni a que tú cambies de opinión ni a que mi vida se vea diferente.

Me amo, y por ello a la única persona que buscaré cuidar más que a nada aunque me llamen egoísta, es a mí misma.

Mi peinado, mi ropa, los detalles que tengo para conmigo, son justo eso, para mí, porque me desperté con ganas, porque me nace y quiero dármelo. No, siento decepcionarte, no lo hago por ti ni para ti. Si te gusta, bien. Pero hasta ahí.

no te espero para ser feliz

No te espero para ser feliz porque entonces tendría que esperar demasiado, y la vida es un instante. Un soplo que se puede ir de manera muy insignificante. No tengo ganas. No me mal entiendas, es que ya sé como es este juego y no me apetece seguir jugándolo. Cuando podemos elegir ser libre de todo eso, y yo elijo en definitiva, la libertad.

También puede gustarte...

Deja un comentario