escribir
Reflexiones y ocurrencias

Escribir es Vivir y Viceversa…

Y toda algarabia perece… Para ser honesta esto de las navidades y fin de año me resultan todo lo mismo cada año que pasa. Las personas bien bonitas en sus fotos (ahora peor con instagram) y todos parecen ser felices. ¡Ojo! no voy en contra de que seamos felices, todo lo contrario, creo que esa es la misión de estar vivos. Sin embargo; no es la realidad de muchos.

En fin, yo tenía la necesidad de escribir, como siempre. De contarte mis locuras mentales y mis ocurrencias. Y a veces reflexionar.

He de decir que este fin de año raro y absurdo, me lo pasé mejor de lo que me esperaba. Diciembre en general, fue un poco de vivir cosas, me parece que le quité la pausa a mi vida. La maravilla de vivir es: que tienes que recibirlo todo, no solo lo “bueno” sino que también aquello que te desgarra por dentro.

¡Maldita sea!

Me abrí al amor, te cuento sin preambulos, no me fue bien, pero después de tanto tiempo y de tanta resistencia, para ser mi primer intento, no estuvo tan mal. Ahora no me quedo con la idea de qué significa estar con un poeta. No lo recomiendo para las que escriben, para las poetisas, busquémonos hombres normales, ¡por favor!

Lo bueno de aquello es que escribí como loca, por eso es que, escribir es vivir y viceversa. No lo dudo ni un segundo. Para escribir hay que sentir, quebrarse, recogerse, contenerse, abrirse, equivocarse. VIVIR ¡joder! VIVIR y no me arrepiento la verdad.

Me llevé unos cuantos versos, libros y conversaciones que no repienten dos veces. Recogí imagénes que estarán en mi cabeza por siempre. Amé, y fui amada. Lo sé. Lo bueno no lo mide el tiempo.

Espero que este 2021 no sea tan raro, saliendome de lo cliché, es lo único que espero.

Seamos flexibles señoras, o al menos inténtemoslo.

También puede gustarte...

Deja un comentario