photo of woman sitting on rock
Reflexiones y ocurrencias

Lo bonito de escuchar el silencio

Algo que no sabemos apreciar muchos es lo bonito que se escucha el silencio, todo un universo ocurre allí. Hoy me desperté con deseos de sumergirme en él. Pero, a pesar de no estar viviendo en la gran ciudad sino en un pueblo donde supuestamente el silencio debería ser una constante, sí, sin embargo, que no se nos olvide que los verdaderos causantes de la suciedad en general y con ella la auditiva, somos nosotros mismos.

Es que existen personajes aquí y allá, ¡vamos, en todas partes! que no sintonizan con la oportunidad que nos regala ese bien tan escaso llamado:

silencio.

Lo bonito de escuchar el silencio

Hay seres que no se callan. Hay quienes su voz les parece una melodía que todos queremos y debemos escuchar. En lugar de hablar, chillan. No saben respetar eso del espacio personal o derecho ajeno: yo escucho la musica, las cosas que quiero, en mi territorio, sin que aquello llegue al lugar de los demás. Los tenemos de todas las calañas: desde los que escuchan cualquier tipo de cosas en sus celulares sin auriculares hasta los que entablan una “conversación” en la que solo participan ellos. De paso hay que servirles de terapeuta y ni hablar de aquellos que con su chirrido no te dejan ni pensar ni escuchar tu propia voz.

Simon, Factor X,

Aprendamos a tener un mínimo de empatía por los demás, y sobre todo hacia su energía. Dada que la misma se termina por drenar a causa del «yoimisimo excesivo» palabra que me inventé o al menos eso creo, para denominar aquellos que sólo creen que existe un único ombligo, el de ellos. Que se enteren que todos tenemos uno y cada quien está tratando de atender al suyo.

Lo bonito de escuchar el silencio es que nos permite atender a nuestra propia voz interna, nos ayuda a ordenar las ideas. Nos invita a reflexionar y a resetear nuestra mente. No son palabras al azar, es ciencia. Algunos le temen por lo que van a encontrar ahí y si no queremos trabajar en nosotros mismos intentaremos evitar a toda costa dar con aquel lugar que aunque maravilloso, puede sacar todo lo que no queremos gestionar.

Apreciemos lo bonito de escuchar el silencio.

También puede gustarte...

Deja un comentario