caerse bien
Reflexiones y ocurrencias

Caerse bien a una misma

Lo verdaderamente adictivo es conocerte tanto. Llegar aquel punto en que te caes tan bien a ti misma, que celas el tiempo. Cuidas tu inversión. Por eso de que el reloj no da vuelta atrás. Que cumplir años no es un año más de vida sino uno menos.

Ahora prefieres inventir en personas que te hacen bien, en la música y en los libros que te gustan, en reírte contigo. En sentirte plena. Eso sí que es adictivo y una vez lo consigues (aunque otros te vean como pobrecita o la solterona de los gatos que salen en las pelis) la verdad es que prefieres no elegir lo que se salga de tu bienestar, así el mundo arda en llamas, porque lo adictivo no es la soledad, lo adictivo es compartir con aquello que te cae bien. Tú. Ese es el reto empezar a reconciliarte con quien eres.

Que hayas hecho las paces contigo, quitarte la culpa con la cual una vez te vistieron. Decirte mil veces: me caigo demasiado bien. Disfruto ese tiempo que paso conmigo. Y es así como he podido lograr pasármelo bien en compañía de otros. ¡Ah y por supuesto! que ahora no acepto menos que eso. Minímamente las otras personas y cosas que hayan en mi vida han de caerme muy bien. Gozarme cada instante y si no mejor me quedo en mi propia compañía.

Esta es la meta queridas: caerse bien a una misma, sentirse bien con lo que somos para saber qué dejamos pasar y qué no a nuestras vidas.

Esme.-

También puede gustarte...

Deja un comentario